Cuentos para Escuchar

LOS CUENTOS DEL GAUCHO INSÓLITO.-
Los cuentos del gaucho insólito, nacieron de una “insólita” propuesta que le hiciera hace ya algunos años, al “gaucho” Oscar Lanusse, para su programa de Radio Universidad Nacional de La Plata, Canto en Azul y Blanco. La idea si bien modesta, ambiciosa, era llevar bajo el formato de cuento tradicional, las voces de los gauchos olvidados de por acá cerca, que a la vez traerian las voces de los gauchos de allá lejos. Como el programa, mayoritariamente se escucha en poblaciones cercanas a La Plata, y sobretodo en el ámbito rural, en localidades como Brandsen, Magdalena, Monte, Vieytes, Bavio, etc, etc… atento a ese auditorio, diseñé un personaje que hablara ese mismo lenguaje bonaerense y que puntualmente a las siete de la mañana llamaría a la radio, siempre con la misma voz pero con distintos nombres, para contar en tono confidencial una historia, un cuento, enraizado con sus propias vivencias.
Asi desfilaron llamando por telefono a Canto en Azul y blanco, por espacio de un año. Anselmo Mariescurrena un gaucho de Magdalena, Artemio Luis Lalo Fransen un gaucho de acá de Brandsen, Agapito Cazafuz, un gaucho de Chascomus, el ruso-irlandés O´Hara, un gauc|ho de Punta Lara, y otros varios nombres de gauchos con sus consonantes rimas alusivas a su pueblo de origen.
Esta necesidad y urgencia que no me vino por decreto, sino por haberme adentrado en el fascinante mundo de los cuentos y de los contadores de cuentos, al tomar contacto con Ana Padovani, y empezar a frecuentar las rondas de cuentistas o cuenteros, fue que de pronto me encontré frente a un aluvión de historias que pedian ser contadas. Y asi fue que me pensé un personaje que fuera un narrador central. Ese personaje fue en mi imaginación, y aun lo sigue siendo, aunque no pudo asentarse y presentarse debidamente en la práctica, un conocedor profundo de las mas diversas historias que escuchó narrar en su vida, o en subida, y que ahora se atreve a contarlas en bajada… parafraseando a naranjo en flor, primero hay que saber escuchar, para despues poder guardar despues contar… para despues andar sin pensamiento. porque contar, como cantar, escribir o hablar, además de ser una inmensa gratificación para el espiritu o para el alma, alivia y cura al punto de una necesaria confesión.
Este gaucho insólito en mi inventiva, era un algo asi como un bisnieto de un bisnieto de un tartarabuelo de un tartarabuelo que habian sido sucesivamente peones de campo de una misma estancia de la zona, que despues de muchos años, esta estancia, cuando los tiempos obligaron a cambiar el destino de hacendados corpulentos, pasó a ser un lugar de turismo para los visitantes del mundo que se avinieran a conocer someramente las costumbres argentinas.
Asi que esté narrador, ya muy viejito, se habia quedado con los nuevos dueños de la estancia para enseñarles a los niños que visitaban el lugar, tareas tan sencillas como montar a caballo, ordeñar una vaca, o encerrar las gallinas en el gallinero… pero a la vez ese gaucho que se sabia todas las historias de las muchas gentes que habian trabajado con sus ancestros, también historias de peones golondrinas que habian pasado por alli. Ahora se sumaban al caudal de historias, las historas de los mismos turistas que venían de otras partes del mundo, de otros lugares de la tierra, tan llenos de misterio y emoción, como estas otras de este lado del planeta, que al fin de cuentas todas estas historias son las mismas historias de un lado al otro del oceáno.
Me acuerdo que Ana Padovani me dijo: para contar un cuento no necesitás los títeres. Y al decirme esto me puso en la disyuntiva de tomar uno u otro camino. Y desde ese entonces empecé a no hacer títeres pero tampoco a contar cuentos. Y me quedé y estoy un poco sin saber que voy a hacer con un oficio largamente aprendido y practicado, frente a un mundo que se ha inundado de otros atractivos, de muchísima gente jóven que viene con renovadas y vigorosas propuestas. Y entonces contemplo, la máscara del hombre de la bolsa, y me vuelvo a meter en la cabeza que ese hombre de la bolsa, puede llevar en la bolsa, títeres, cuentos, poesías, historias, anécdotas, porque esa bolsa es su memoria y por tanto no debe renunciar a ninguna de sus partes, y en cada lugar por donde pasa según pinten los publicos, podrá extraer de su bolsa, podrá extraer de su memoria, tanto una funcíón de títeres para niños que aún no los han visto, o podrá hacer que brote un poema, una historia, una anécdota o un cuento para ofrendar a ese puñado de gentes que son su auditorio, reconfortarlos con las bondades de su oficio y reafirmarse en su arte de decir.
Asi como se decía de Fernando Pessoa, que tuvo que inventarse muchos nombres para abarcar su arrebato poético, asi inventé estos nombres de presuntos testigos de hechos y acciones que ocurrieron en todas partes del planeta y que a mi se me antojó circunscribir en esta pequeña área de pueblos bonaerenses cercanos a La Plata.
Presto mi voz entonces para que se escuchen las remotas voces de Agapito Cazafuz, Obdulio Vieytes, Anselmo Mariescurrena y tantos otros mentirosos e impostores que hicieron las delicias de otros paisanos oidores de remotos fogones que ahora vuelven a cobrar vida con esa maravillosa magia del cuento tan cercano a la verdad que cada uno quiere creerse para seguir andando…
Raul Beppo Andrioli.-

EL   GALLO   DE

                                   LAS   VELETAS

EL GALLO DE LAS VELETAS DE JAVIER VILLAFAÑE by raulandrioli56

EL   Increible   Gonzales

INCREIBLE GONZALEZ corregido by raulandrioli56

Fiesta   en   el   Cielo

Fiesta en el cielo by raulandrioli56

El   Peral

EL PERAL corregido by raulandrioli56

Señores    de   Todos

 

 Los     Señores

SEÑOR DE TODOS LOS SEÑORES corregido by raulandrioli56

Motivo   Catalan

MOTIVO CATALAN corregido by raulandrioli56

La   Mita   Del     Poncho

LA MITA DEL PONCHO corregido by raulandrioli56

El   Lenguaje   de

 

Los   Animales

EL LENGUAJE DE LOS ANIMALES = FERRER PELLIZA.Corregido by raulandrioli56

Don    Peninguno

Don peninguno corregido by raulandrioli56

La   leyenda    del    Tero

  LA LEYENDA DEL TERO corregido by luisinsin

Las    Edades   Del   Hombre


LAS EDADES DEL HOMBRE by luisinsin

Anuncios

Un pensamiento en “Cuentos para Escuchar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s