Fotos de mis titeres

HOMENAJE A POPEYE, EL MARINO SEIS TEMPORADAS CONSECUTIVAS DESDE 1989. CLUB DE AJEDREZ LA PLATA Y CLUB ESPAÑOL DE LA MISMA CIUDAD Y MULTIPLES GIRAS POR LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

El hombre de la  bolsa

EL  loro yaco

Beppo con el perro y la lechuza

El conejo alejo

caballosomono

La Bella y la  bestia

Popeye

 

Cuando empecé con los títeres. Con gran entusiasmo por cierto, lo hice al ver a Teuco Castilla en una función en Ensenada. Ahí se me reveló el arte y el oficio de los titiriteros. No tenía idea de cómo fabricarlos, entonces por teléfono pedí instrucciones a otro amigo titiritero que por ese entonces integraba el elenco estable del Teatro San Martín en Buenos Aires bajo la dirección de Ariel Bufano.

Este amigo de origen salteño, Buby López, me dijo como mezclar los ingredientes… papel, harina, y así aprendí la técnica primitiva del papel maché.

 Buby no solo me enseñó los primeros pasos en la fabricación de muñecos,  sino que además me prestó el primer retablo de caños pesados que usé durante un breve tiempo. Mas tarde otro amigo, el escultor Enrique Arau, recientemente fallecido, me diseñó y construyó sobre la marcha un retablo de aluminio, muy práctico y sencillo, para solista con “guantes”: es decir para un titiritero y su ayudante.

A ese retablo de tela negra le estampé en el frente el nombre de: El Correcaminos, un poco en homenaje al teatro de títeres de otro legendario azuleño, Aurelio Cesar López Ocón cuyo retablo era: El Trotacaminos. Pero de paso para que la gente lo asociara al exitoso dibujo animado del correcaminos y el coyote. Hasta me permití hacer una publicidad para los cumpleaños. Un volante que decía: “si ud.  atrapa al correcaminos, tiene mas suerte que el coyote”. Y así me largué por donde pude, escuelas, clubes, plazas, parques y caminos, primero con las obras de Javier Villafañe, las que me acompañaron siempre y me siguen acompañando. Y después con otras obras de mi invención  o de adaptaciones que se me iban ocurriendo.

A los pocos años de andar un artesano hábil y experto en mas de un oficio, me ayudó a mejorar toda mi producción titiritera. Este artesano, no solo le daba forma a mis ocurrencias terminando de confeccionar mis títeres mas locos y audaces, sino que también los pintaba y resolvía todas las necesidades técnicas que surgieran a mi paso. Ese hombre orquesta se llama Eduardo Zabalet, y había hecho estas tareas para otro titiritero prestigioso como fue el maestro Cándido Moneo Sanz.

Entre mis muchas rutinas, Homenaje a Popeye, merece un párrafo especial, porque surgió de una necesidad de fortalecerme en el oficio y probar que los títeres están tan vivos como el primer día en que aparecieron sobre la faz de la tierra.

Ocurre que yo llegaba a los pueblos, con muy poco o nada de difusión. Un titiritero desconocido, nada difundido. Eso daba como resultado salas vacías, moneda de hambre, desencanto y depresión.

Entonces me dije, tengo que hacer un homenaje a Popeye con mis títeres. Popeye es un personaje muy conocido. Un dibujo animado con amplia permanencia en la televisión, visto y admirado por varias generaciones. Yo imitaba a Popeye, del mismo modo que imito a Norman Briski o a Jorge Luis Borges, y porque no hacer con los títeres un homenaje a este entrañable personaje. Y así exploré un poco la historieta y encontré que: “El Pajarito Diabólico”, un episodio de los tantos del popular marinero, me venía como anillo al dedo para adaptarlo a los títeres. Y así, lo hice. Y el primer año, el año del lanzamiento, fue en vacaciones de invierno, en el club de ajedrez de la ciudad de La Plata. (años 89, 90).-

Luego, por desencuentros con las autoridades del club de ajedrez pasamos al Salón Blanco del Club Español, en la misma dirección de 6 Esq. 54 pero en la planta alta con el doble o triple espacio que el que teníamos abajo.

A veces como en este caso se pierde un poco  para ganar más. Claro porque cuando me dijeron que en las vacaciones siguientes no iba a poder seguir en el club de ajedrez, me pareció que se me venía el mundo abajo. Sin embargo, fui a hablar con el presidente del club español, que en ese momento era Enrique “Yeye” Páez Molinero, y a el le encantó la idea de hacerlo en el Salón Blanco. Vale la pena recordar que el espectáculo se ofrecía todos los santos días de las vacaciones de invierno y la entrada era libre y gratuita para todo público.   Para poder financiarlo y fabricarme una pequeña ganancia, hacia un programa gráfico donde volcaba todas las adhesiones de los comercios e instituciones de la ciudad que lograba conseguir que me apoyaran y me acompañaran en esa quijotada.

Cuando Yeye Paez Molinero, me dio el visto bueno a mi propuesta, de igual modo  tuvo que presentar el pedido ante la comisión del club Español. Una docena de socios aproximadamente. El día que asistí a la reunión acordada a tal fin. Estaban sentados a la mesa todos los miembros de la comisión, y Yeye en la cabecera, y yo aguardando al costado sentado en una silla, escuchando.

Cuando Yeye, planteó la propuesta, todos se negaron a que se dieran las funciones. No hubo un solo socio que estuviera de acuerdo. Y yeye, entonces resolvió unilateralmente que las funciones se harían si o si, que él decidía por su cuenta, enojado, pasional, defendió mi ingreso en el club español, y gracias a ese gesto, estuve allí cinco años, cinco temporadas de invierno primero con Popeye y después los últimos dos años con La Bella Y la Bestia. Grande Yeye, sos parte de la historia de mi teatro de títeres que en gran medida se forjó contra viento y marea.

Menos mal que lo tenía, además a Popeye, para ayudarme a campear el temporal.

Por ese tiempo también nació el  presentador de mis títeres. El maestro de ceremonias Beppo. Pero esa esa otra historia que contaré mas adelante.

 

Con mis títeres estuve en diversas ciudades de la provincia de Buenos Aires, en ciudades del interior del país, como Salta, Tucumán, Comodoro Rivadavia, por citar tres de las más importantes. Estuve en tres ediciones de la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires. Entre otras locuras impulsé el grupo de

Titiriteros voluntarios, que trabajó durante algo mas de un año en FECOOTRA, Federación de Cooperativas de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires junto a Nélida López y Héctor Garay. En ese sentido estuvimos presentes el centenario de la cooperativa agrícola de Pigüe 1898- 1998. El primero de Octubre del año 1998.-

AÑO DEL CENTENARIO DEL COOPERATIVISMO ARGENTINO.

Como buen Quijote titiritero que me precio,

Ofrecí funciones en clubes, jardines, escuelas, y como no podía ser de otra manera actué en los dos clubes más grandes de la ciudad de La Plata.

Gimnasia y Esgrima (EL LOBO TRIPERO), y Estudiantes de La Plata (EL LEON PINCHARRATA).-

 

  

 

17 pensamientos en “Fotos de mis titeres

  1. GUSTAVO PESCETTA

    beppo, me alegra mucho el crecimiento y compromiso asumido, los concejos y retoricas muchas veces nos hacen crecer como individuos…muy buen trabajo y a seguir creciendo !!!!!!

    Responder
  2. virginia

    estamos con fran mirando tus titeres y abu le cuenta.a el le encantan los animales y su inocencia de dos añitos se maravilla con el grito de los teritos del cuento

    Responder
  3. Lino Bugallo

    Querido Raúl: Estoy mirando tu hermosa página web y me parece excelente. Seguramente eso tiene que ver con tu sensibilidad de “titiripoeta”, una especial sensibilidad que ya asomaba hace muchos años cuando éramos compañeros de trabajo en Tribunales. Me parece hermoso todo lo que veo. Con todo el material que hay -me encantaron Grock y las fotos de tus títeres- tengo para rato. Me alegra mucho que puedas desarrollar el trabajo que, además, es tu ferviente vocación. Un abrazo. Lino

    Responder
  4. osmar giorda

    Estoy entrando en la beppomania, hay tanto para ver…para admirar…para felicitar…llego tarde a esta fiesta porque no usaba internet y ahora con beppo me voy poniendo a tono con estas hermosas imagenes. Abrazo

    Responder
  5. osmar giorda

    En mis recuerdos, ya que citaste el ajedrez, en una madrugada furiosa de partida aspera no olvidare cuando diste un manotazo violento al tablero que las piezas fueron desparramadas por todo el comedor. jaja que loco recuerdo pero era un mate que te saco de las casillas. Que gratos momentos es verdad beppo visceral, puro y rebelde, como todos los pueblos mi pueblo que dice la verdad del mundo, del hombre que lucha por sobrevivir y que aun pese a tanta podredumbre tiene valores tiene respeto por la vida. Abrazo grande

    Responder
  6. manuel segovia

    En mi juventud, he admirado muchísimo a esos muñequitos sin almas, reflexionaba muchas veces sin racionabilidad, en mi pensamiento, pero con el tiempo me fui dando cuenta, que el arte en el fondo de cada muñecos y en su interior tienen un espíritu y un valor enorme que trascienden todas las fronteras, y es como reencontrarse con la FILOSOFÍA, tu desarrollo sociológico de la beppomania me fascino y exitosa en todo lo que emprendas en la vida.
    abrazos de Manuel Segovia

    Responder
  7. Pingback: Un guerrero terrible « Espectadores

  8. mariano

    Felicitaciones por la página, muy buena. “Ese hombre orquesta se llama Eduardo Zabalet…” es mi suegro! y sigue igual. Saludos

    Responder
  9. Adriana Papaleo

    Hola Raul!!!! que hermoso fue encontrarnos en tribunales, esa mañana lluviosa que se ilumino cuando nos abrazamos…viste lo que es la vida, tantos años y fue como ayer,…asombroso todo tu trabajo, lo estoy disfrutando : viendo todo! un capo Raul!!! bueno, ahora Beppo. Siempre tuviste un don especial, para comunicarte, y esto de ser titiripoeta te va justo…compañero de juzgado, vos hoy un creador y yo una cuentacuentos, adonde nos llevo el camino de la vida. Una alegria de saber que haces lo que te gusta y sos feliz! Adriana

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s